11 May 2020

Internet en Corea del Norte: donde la libre expresión no existe

Internet en Corea del Norte: donde la libre expresión no existe

Una dura dictadura de más de medio siglo enmarcada en un país pobre con un ejército poderoso. En el asiático la red nacional de noticias es quien distribuye la información al puñado de medios estatales que existen en el país y es distribuida a la población con solo noticias positivas en referencia al régimen gobernante y negativas para el caso de occidente y su vecina Corea del Sur. Pero si hablamos de Internet con todos sus alcances podemos decir que solo la elite gobernante tiene un acceso sumamente controlado y limitado, es decir sin conexión con el exterior, el resto de la población no tiene prácticamente vínculos con el ciberespacio. Quienes intenten conectarse con el mundo exterior, más especialmente a páginas de occidente podrá costarle muy caro por no decir la vida. En una entrevista que realizó la BBC al experto sobre Corea del Norte Scott Thomas Bruce en el año 2012 advertía que “el gobierno ya no puede controlar más todas las comunicaciones en el país, algo que sí podía hacer antes”. Es claro, el mundo gira mucho más rápido por Internet y la globalización de la información en este universo paralelo es imparable. Bruce en la entrevista contaba que, al visitar Pyongyang, encontró un solo cibercafé en un lugar de la Ciudad, pero lo que más lo sorprendió es que en lugar de Windows, se emplea Estrella Roja, un sistema operativo diseñado a medida para el país.

La Internet norcoreana llamada Kwangmyong, que de a poco le fue dando acceso a científicos y académicos, por sus severas limitaciones podemos decir que es casi una intranet.

Los ciudadanos viven sin saber lo que pasa fuera de sus fronteras o, es más, en la ciudad vecina. Pero nos preguntamos cómo perdura tanto control tanta censura, tanto aislamiento llegando al extremo de una condena a muerte por opinar distinto o por intentar ingresar a páginas fuera del contexto permitido, más en una etapa de la humanidad en donde la tecnología y la comunicación es imparable. El clamor popular al “querido líder” infiere un respeto absoluto y según la idiosincrasia local desobedecerlo es un pecado capital.

En un desesperado intento el gobierno norcoreano implementó un curioso programa denominado “red mosquito” que por describirlo de alguna forma es una suerte de “gran cortafuegos chino”. Por lo tanto, este restrictivo país en donde el acceso a la Kwangmyong (Internet norcoreana) observa grandes restricciones a los habitantes, además del severo control estatal, demuestra que es otro signo más de encierro y una clara violación a los derechos humanos como así también el tratamiento a su sistema de telefonía móvil llamado Koryolink que pese a llegar a más de un millón de usuarios la intervención estatal impide la navegación en Internet y la realización de llamadas internacionales. Para finalizar el análisis sobre Corea del Norte, en donde mucho no podemos hablar de censura porque todo está prohibido, vale recordar un caso ocurrido en el año 2008, en donde un reportero, quien trabajaba para un portal de la mencionada 55 intranet norcoreana, publicó una nota sobre el clima y las prevenciones que tendría que tener la población con exactamente 3 errores ortográficos, eso no solo le costó la suspensión de su empleo sino también ser condenado por 5 años en los duros campos de adoctrinamiento cercano a la ciudad de Kuasong. Esto es solo un ejemplo de los cientos de valientes periodistas que cumplen condenas de más de 20 años de prisión.

Por lo pronto Internet no existe en Corea del Norte salvo para un puñado de amigos del poder. A niveles globales y teniendo en cuenta a países con conectividad masiva al ciberespacio no son pocos los informes y estadísticas que colocan a la República Argentina en una acotada lista de países con libre e irrestricto acceso a Internet completan esa lista Estados Unidos, Guyana Francesa, Sudáfrica, Francia, Inglaterra, Italia, Eslovaquia, Estonia, Georgia y Armenia, Kenia, Japón, Filipinas y Australia. Esto significa, a pesar de todo, la libertad en el ciberespacio en cuanto a expresión y acceso a la información.

El acceso irrestricto se relaciona a diferentes velocidades, a la no existencia de cortes de suministro en diferentes momentos o bien bloqueo masivo de páginas o url de opinión en forma intempestiva o autoritaria. Más allá de lo expuesto aún no gobierna el criterio de la neutralidad en Internet por lo tanto la variación de velocidades puede interceder en los conceptos expresados o priorizar unos sobre otros. La IVPN (Internet Censorship Arround the Word), agrega a su informe anual en este caso de agosto de 2014, el listado de 56 países denominado Internet con restricciones, entre ellos encontramos a China, Irán, Paquistán y Vietnam, entre otros. Por otro lado, no solo la IVPN, menciona países de Internet casi libre o libre con restricciones gubernamentales, por decirlo de alguna forma elegante, entre ellos encontramos a Venezuela, Ecuador o Brasil como también se encuentran México, Rusia, Marruecos y Turquía. (18)14 (19)15 No quiero ser repetitivo en cuanto conceptos, pero los bloqueos son netamente parciales salvo que se actué en forma de intranet como lo hace Corea del Norte (aunque esa solución no es infalible), sino el Freedom of Speach World (el mundo de la libertad de expresión) que nos ofrece el ciberespacio es totalmente relativo aunque algunos gobiernos se esfuercen en contrario, ya que cada día van surgiendo nuevas variantes o túneles que permite esquivar la censura.

*el presente es un extracto del libro “Internet profunda, censura y libertad de expresión en internet” disponible con descarga gratuita en www.internetrpofunda.com.ar DFM, Diego Migliorisi, 2016

 

Por Diego Migliorisi

Abogado especializado en altas tecnologías

Escritor, investigador

Máster en comunicación política y electoral

Fundador de la Asociación Arg de lucha contra el Cibercrimen

Fundador de 1770Argentina.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *