12 Jul 2023

Escruches digitales: quines te espian para robarte. 5 tips

Atencion Escruches digitales: quines te espian para robarte. 5 tips

A lo largo del tiempo en las principales ciudades la inseguridad se ha ido incrementando considerablemente, el delincuente está al acecho en forma constante. Los que hoy no dudan en herir a una persona para robarle un celular y después revenderlos por unos pocos pesos, menos van a dudar se toman conocimiento de que alguna de las partes cuenta con sumas de dinero bastante superiores al valor que los criminales venden un celular robado en el mercado negro.

Entre las diferentes obras que escribí, una de ellas se llama inseguridad del dolor de una provincia, donde analizamos en forma integral la problemática de la inseguridad en la provincia de Buenos Aires y en los grandes centros urbanos. Planteando medidas concretas para resolver este flagelo.

En estos tiempos seleccionó el criminal no es solamente un merodeador o bandas que salen a robar al boleo. Nos encontramos con inteligencia criminal. Lamentablemente mientras las fuerzas de seguridad trabajan aplicando nuevas tecnologías para la detección e investigación de hechos delictivos, los delincuentes utilizan las tecnologías y la información que pueden encontrar en diferentes lugares para planificar hechos delictivos.

Cuando históricamente la figura del escruche, que es el cómplice que marca las propiedades cuyos propietarios se fueron de vacaciones para entrar a robar, o bien hacer inteligencia previa sobre los movimientos de los dueños, cuando entran y salen de su domicilio para realizar salideras, son algunas de las metodologías que se utilizaban antes de la revolución informática y que lamentablemente se sigan utilizando por parte de los delincuentes.

Hoy el delincuente más sofisticado intenta arriesgarse lo menos posible y lograr resultados más importantes, es decir hacerse con botines más poderosos que sustraer una cartera a un celular. Hace tiempo que los delincuentes monitorean redes sociales a través de perfiles falsos, eso le permite ir eligiendo a sus posibles víctimas.

Quien pensamos que es un amigo inocente o una persona sumamente agradable en redes sociales que aparece de la nada como un desconocido puede tratarse de un perfil falso que nos está investigando para ver si podemos ser una posible presa de su accionar criminal. En el mismo sentido cuando tenemos perfiles de redes sociales abiertas allí pueden estar, viendo a dónde vamos, qué hacemos, si queremos comprar una propiedad, un auto, o si lo vendimos.

Por ello y me remonto al primer libro delitos informáticos que escribí que se llama “Crímenes en la web, los delitos del siglo 21”,   donde planteábamos esta situación , allá por el 2014, sobre la importancia de la privacidad y con quién compartimos datos sensibles. Esto no solamente por cuestiones de delitos informáticos en general o configurables a través de internet, sino a quien le estamos dando esa información. En todos los casos recomendamos no exteriorizar situaciones que dan lugar a que un delincuente nos esté viendo y nos esté eligiendo como futura víctima. Es decir, si publicamos es información sensible, le estamos dando servido al escuche digital información que la puede utilizar para hacer un hecho delictivo, o bien procesarla y remitirla a otras bandas para que lo materialicen. En este sentido mis recomendaciones son las siguientes:

  • Evitar publicar en redes sociales o foros cuándo nos vamos de vacaciones, en qué horarios la casa va a estar vacía
  • Evitar mencionar que una persona mayor o menor va a estar solo en la vivienda
  • NO exteriorizar que contamos con dinero para realizar una compra de un bien mueble, inmueble, un vehículo. O que tenemos ciertos ahorros.
  • NO Publicar que hemos vendido una propiedad o un bien, ya que le estamos diciendo en forma directa al delincuente que nos está espiando en las redes sociales que contamos con cierta cantidad de dinero.
  • No fotografiarse informando que se realizó la operación inmobiliaria, ni publicar documentación de la transacción. El corredor inmobiliario, el vendedor y el comprador, sin duda cuando la venta se concreta es un momento de satisfacción y alegría, pero exteriorizar esa situación públicamente puede generar realmente muchos problemas.
  • Bajo ningún concepto publicar datos que pueden individualizar al comprador o al vendedor tanto en portales como en redes sociales.
  • El lugar de firma y la forma en que se va a realizar la versión deben saberlo la menor cantidad de personas posibles, y todas deben ser de absoluta confianza. Es decir, mientras más personas sepan dónde va a ser en lugar y cómo van a acceder y retirarse las partes más riesgos van a correr.
  • En los inmuebles que están ocupados por protección a las partes hay que evitar colocar franjas de vendido. Si bien el efecto publicitario de la conclusión de la operación es muy importante, el corredor inmobiliario debe proteger a las partes. Tanto una publicación festejando con el corredor inmobiliario y alguna de las partes, como una franja de vendido en una propiedad ocupada, es llamar al delincuente diciéndole acá hay dinero.
  • El vendedor debe remitir el dinero a un lugar seguro, y evitar mencionar a dónde se va a dirigir con él o en qué lugar lo va a dejar a resguardo. Incluso si es en una entidad bancaria, ya que es preferible que nadie se entere de su patrimonio líquido y disponible.

Si bien Estas son solo algunas recomendaciones para tratar de atenuar los riesgos, no significa que los riesgos desaparezcan si adoptamos todas estas medidas, pero sin lugar a dudas las posibilidades de ser víctima de un delito por parte de delincuentes gestión al acecho buscando personas que tienen disponibles económica se va a atenuar considerablemente.

El corredor inmobiliario no solo debe velar por la seguridad jurídica y un asesoramiento profesional integral, sino también por la Seguridad Pública de las partes y el resguardo de que la operación tenga los mínimos riesgos posibles.

Acá no solamente planteamos estas recomendaciones para proteger a las partes del desapoderamiento del dinero por parte de delincuentes, sino también para proteger la integridad física, porque todo hecho delictivo tiene connotaciones violentas y pone en riesgo la integridad de las partes.

En el mismo sentido que planteamos tomar todas las precauciones para que jurídicamente las partes tengan la menor cantidad de riesgos posibles, también lo hacemos para evitar y las partes sufran algún tipo de hecho delictivo.

Por último, el corredor inmobiliario debe arbitrar los medios de seguridad informática suficientes para resguardar la información de toda persona que consulte para la compra de un inmueble, aunque esta no se transforme en un comprador concreto de esa inmobiliaria.

Lamentablemente los tiempos cambiaron, la inteligencia criminal ha avanzado considerablemente, y la mejor forma de protegernos y se través de la prevención.

En mi caso ha estado más de 10 años asesorando a víctimas de delitos informáticos y muchos de ellos delitos podrían haberse evitado si subir en arbitrado las medidas de prevención.

Para finalizar quiero dejar claro el concepto de que no debemos vivir con miedo, pero sí atentos y aplicando medidas preventivas, no brindando información sensible a terceros y siempre asesorado por un profesional de confianza tanto en materia jurídica, arquitectónica, notarial e inmobiliaria.

Por Diego Migliorisi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.